4.2.05

Gusanos informáticos y condenas...

Leo acerca de una condena a un joven (19 años, apenas edad para votar) por haber creado y esparcido por medio de Internet una variante del gusano Blaster en agosto de 2003. No sé por qué, pero pienso que algo falla en nuestros cerrojos cuando una persona de menos de 20 años tiene los suficientes conocimientos como para poner en jaque a tantos sistemas de seguridad en tan poco tiempo.

Resulta indudable que en estos tiempos la inseguridad informática es un problema a tener en cuenta. Más aún: a medida que el procesamiento automatizado de la información se integra en nuestra forma de vida, estos problemas son cada vez más de la incumbencia general. El secuestro de la página de inicio del navegador, las ventanas de publicidad emergentes o el correo masivo no solicitado que inunda nuestros buzones son molestias, ciertamente. Pero ¿qué pasará con el secuestro de las máquinas que se ocupan de contabilizar nuestros votos en las elecciones? ¿Y si hay invasiones en los archivos que contienen nuestros registros médicos? ¿Y si son manipuladas las máquinas que se ocupan de contabilizar nuestro efectivo (o nuestras hipotecas) en el banco? ¿Que todo esto es imposible? ¿Acaso cuando todo esto se gestione desde la comodidad de nuestro hogar, estarán mejor protegidos nuestros ordenadores? ¿Cómo evitar entonces que un asaltante malicioso se haga con el control de nuestras vidas? Es evidente que hay que mejorar la seguridad informática antes de que la situación sea verdaderamente grave.

A este respecto, veremos próximamente el anuncio de la solución a nuestros problemas: los ordenadores tendrán un cerrojo de hardware, prácticamente inviolable, que hará posible la verificación remota de que la integridad de nuestro sistema no ha sido violada. Esto no es un vaticinio aventurado, ya está en marcha desde hace años, es la computación fiable (trusted computing), una iniciativa de los mayores grupos empresariales del sector.

Entonces, ¿a qué tanta alarma? Las corporaciones ya se están ocupando de nuestra seguridad, ¿no? No exactamente: Aunque la computación fiable podría usarse para mejorar nuestra seguridad frente a atacantes externos, el diseño que se está preparando está centrado en defender otros intereses... defenderlos de nosotros mismos. Si no participamos en esta toma de decisiones, nos encontraremos con que las corporaciones se están ocupando de su seguridad. Comoquiera que su finalidad legal no es mejorar los servicios que nos dan, ni mucho menos maximizar nuestra libertad, sino maximizar sus beneficios económicos, es de cajón deducir que, cuando perdamos el control último sobre nuestras computadoras, también perderemos la capacidad de elegir la forma de usarlas. En la práctica, esto puede implicar restringir nuestras opciones a la hora de elegir los programas que queremos usar, dónde y cómo queremos hacer nuestras compras online, si podemos o no hacer copias privadas de la música o películas que hemos comprado, si podemos intercambiar documentos con usuarios de otros sistemas o de otros programas...


Comments: Publicar un comentario

<< Home
|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?